Un enorme disco de hielo que gira sobre sí mismo de 91 metros de diámetro, se ha formado en Westbrook, Maine, en las aguas semicongeladas del río que cruza la ciudad.

Si recordáis esta entrada, hace unos días os hablábamos de las galletas de hielo que se forman en aguas abiertas de los mares y océanos polares. Pues este es un caso similar, pero a una escala enorme: un súper Ice Pancake.

En el seno del río Presumpscot

Este enorme disco helado se ha formado en el río Presumpscot, en la ciudad estadounidense de Westbrook.

Aunque parece un fenómeno extraño, es relativamente habitual en las curvas y meandros de los ríos, donde el agua fluye más rápido y va minando la capa helada (débil) que se forma en esta época del año.

Al igual que en el caso de las galletas de hielo en mar abierto, es preciso que el agua y el hielo coexistan en el río.

¿Cómo se forma?

La formación de este enorme disco es un proceso natural, el transcurrir de los días hace que el agua del río moldee la frágil capa de hielo, gracias a las leyes de la dinámica de fluidos.

A partir de fragmentos de hielo nieve que se desprenden de la orilla, el régimen turbulento de las corrientes de agua sobre las que flotan, se encarga de hacerlas girar sobre sí mismas y al chocar entre sí o con las propias orillas adquieren estas formas tan curiosas.

Un espectáculo muy fotogénico

El disco ha sido muy fotografiado estos días y según podemos leer en los diarios digitales locales, es usado como una balsa por patos y otras aves, para merodear por la zona, como si fuera un juego.