La ola de calor en la Antártida, ¿cómo de improbable en realidad?

La ola de calor en la Antártida, ¿cómo de improbable en realidad?

En la actualidad, casi cualquier fenómeno meteorológico extremo que acontece, se achaca al cambio climático y al calentamiento global. La reciente ola de calor en la Antártida, ha sido destacada y puesta en escena en el terreno político. Tanto los «afirmacionistas» como los «negacionistas», se han estado tirando los trastos a la cabeza a propósito de este tema. Pero, los que únicamente les interesa el fenómeno en sí mismo, lejos del «embadurnamiento» político, están buscando la real excepcionalidad de este evento meteorológico singular.

Es necesario recordar que, cuando se habla de clima, se hace referencia a una sucesión de fenómenos meteorológicos que ocurren a lo largo de un periodo mínimo de 33 años, por definición. Por eso no se puede hacer uso de clima como sinónimo de meteorología. Meteorología hace referencia a fenómenos que ocurren en muy corto plazo, perfectamente acotados en la línea temporal.

Unas condiciones más cálidas mal pronosticadas por las nubes

Unas condiciones más cálidas mal pronosticadas por las nubes

Los modelos estarían suponiendo unas condiciones climáticas más cálidas al no considerar correctamente la cobertura de las nubes según un estudio de investigación.

En muchas ocasiones hemos hablado acerca de la importancia que tiene la cobertura nubosa en el clima de la Tierra. No cabe duda de que los factores que la modifican o influyen en su distribución sobre la superficie del Planeta, afectan a la temperatura y el régimen de precipitaciones.

Ahora, un nuevo trabajo científico ha demostrado que los modelos climáticos que realizan las proyecciones sobre la evolución del clima en el futuro subestiman el enfriamiento que las nubes provocan en la atmósfera o en la superficie del suelo.

Es decir, están suponiendo un clima más cálido del que podría ser real.

La cambiante costa mediterránea española

La cambiante costa mediterránea española

El prestigioso blog del Observatorio Terrestre de la NASA (NASA Earth Observatory) mira hoy hacia las costas mediterráneas españolas. Lo hace para poner de manifiesto su morfología tan cambiante, independientemente del origen (cambio climático, antropogénico o natural, etc.). Y para ello, dirige su mirada hacia el Delta del Ebro. Uno de los testigos que mejor recoge estos cambios, por su susceptibilidad a los mismos.

La troposfera cada vez más gruesa debido al calentamiento global

La troposfera cada vez más gruesa debido al calentamiento global

Una investigación afirma que la troposfera se está haciendo cada vez más gruesa debido al calentamiento global de la atmósfera.

Noticia, cuanto menos, curiosa. Resulta que un complejo estudio publicado en el diario científico Sciences Advances, de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, revela que el grosor de la capa más baja de la atmósfera está aumentando.

Y este aumento de su espesor se está produciendo por culpa del cambio climático y el calentamiento global.

¿Punto de inflexión para la Tierra por el cambio climático?

¿Punto de inflexión para la Tierra por el cambio climático?

Un grupo de científicos cuestiona el concepto del punto de inflexión con el cambio climático.

Ellos aseguran que la Tierra es mucho más resistente de lo que se pensaba y que dicho criterio es demasiado simplista.

Es decir, no tendría mucho rigor científico afirmar que la evolución del cambio climático o un determinado aumento de la temperatura global de la Tierra, no podrían ser revertidos a tiempo pasado un determinado límite.