Con el calentamiento estratosférico en marcha, es importante saber dónde se pueden formar los anticiclones de bloqueo en latitudes altas de nuestro Planeta, para tratar de anticiparse al tipo de patrón meteorológico que nos espera.

Nuestra amiga Empar, nos aclara todas estas posibles configuraciones atmosféricas, muy complejas algunas, y que no siempre tienen por qué dar lugar al tiempo que se describe pues la atmósfera, como sabéis es un caos dinámico caótico, en continuo cambio.

¿Qué es un patrón de bloqueo?

El patrón de  bloqueo se trata de un régimen de vientos anómalos en la alta troposfera que se caracteriza por un movimiento sinóptico casi estacionario, estacionario o retrógrado.

Se denominan así, a tales estructuras porque existe una zona intensa de deformación meridional corriente arriba (al oeste) de los centros de presión que obstaculiza el movimiento normal de la circulación zonal a gran escala en la troposfera superior.

Dichos patrones pueden permanecer sobre un mismo lugar por periodos de 3 a 5 días, y en ciertas ocasiones pueden persistir hasta varias semanas.

Los bloqueos en superficie pueden influir en la propagación de ondas, que se amplificarán con la altura, desplazándose la fase de la onda hacia el Oeste.

La importancia de los patrones de bloqueo

La importancia de estos patrones de bloqueo radica en que nos permite decidir donde conviene centrar nuestra atención durante el periodo que deseamos pronosticar.

Y es que con el desarrollo de los mismos, las condiciones meteorológicas en la zona afectada se vuelven más predecibles y si comprendemos cuando el bloqueo se disipará, podemos hacernos una idea más clara de la evolución de las ondas a las cuales favorecen.

Diagnosticando la fase del bloqueo

Para diagnosticar la fase en que se encuentran , lo mejor es usar de mapas de imágenes de vapor de agua, pues muestran lo que ocurre en varios niveles de la media y la alta troposfera permitiéndonos ver ciertas variaciones verticales que quizás se nos escapen en mapas isobáricos.

Con las imágenes WV veremos las regiones dinámicamente activas como las dobleces de la tropopausa (hundimientos de la estratosfera) y las corrientes en chorro que se detectan fácilmente en estas imágenes.

Además, se pueden localizar las vaguadas y dorsales que se suceden en latitudes medias producto de las ondas de Rossby, así como sus patrones de bloqueos asociados que ocurren con relativa frecuencia.

Qué patrones de  bloqueo nos interesan

Los patrones que nos interesan conocer son los que se posicionan sobre Escandinavia, Groenlandia, las Aleutianas, sobre el NW del Pacifico y Asia Oriental, pues estas altas presiones favorecen en ocasiones el ascenso de la onda n-1, la n-2 o bloquean a dicha onda para que no lleguen.

El bloqueo Escandinavo

El bloqueo Escandinavo es a menudo el precursor de una interrupción significativa en el vórtice polar estratosférico, es decir, suele preceder a un calentamiento estratosférico.

El bloqueo Groenlandés

El bloqueo Groenlandés a menudo favorece un bajo geopotencial en Europa Occidental produciendo una baja muy fuerte sobre Islandia o las Islas Británicas, y en ocasiones las borrascas se acercan también sobre la península Ibérica haciendo que baje mucho la temperatura.

Este bloqueo es una respuesta troposférica a la irrupción en el vórtice polar, es decir, se forma después que la onda deposita su energía o calor en el vórtice polar estratosférico.

Los bloqueos sobre el sector euroatlántico tienden aumentar la propagación de la onda planetaria hacia arriba debilitando el vórtice polar.

El bloqueo Groenlandés es uno de los que inciden bastante en que la NAO tome valores negativos y con ello que se descuelguen más bolsas de aire frío, que puedan entrar por el SW peninsular.

Pero hay que tener en cuenta que los patrones de bloqueo, en un principio son el trampolín para que las ondas planetarias y Rossby suban hacia la estratosfera y la puedan calentar de forma que luego actúan como carambolas para que las oscilaciones y patrones climáticos se posicionen de una manera u otra, y con ello repercutan en la circulación que tome el Jet Stream y las borrascas, y luego influirán en el tiempo en una determinada región.

El bloqueo en el sector euroasiático

Los bloqueos sobre el sector euroasiático tienden a durar más tiempo antes de la aparición de los calentamientos estratosféricos, y si el bloqueo se produce después del calentamiento estratosférico duran menos tiempo.
Además, los bloqueos sobre este sector se desplazan hacia el Oeste después de la aparición del calentamiento estratosférico.

El potente anticiclón Siberiano impulsa flujo de energía hacia el vórtice polar estratosférico cuando este se calienta, la propagación de las altas presiones se produce hacia abajo y producen un desplazamiento hacia el sur del Jet Stream.

Para tener un potente anticiclón siberiano, en la zona de las Aleutianas e Islandia deben prevalecer bajas ciclónicas no muy ser fuertes. Así el Siberiano transfiere más actividad al flujo vertical de la onda y con ello mayor flujo de calor hacia el polo norte.

Para ver estas anomalías de flujos de calor meridional debemos ver los mapas a 100 hPa, entre 40º y 80º N. Aunque se pueden observar directamente a 10hPa , para ver si ya son potentes para llegar a esas alturas.

El bloqueo de los Urales, Mar de Laptev y Mar de Chuchi

Cuando tenemos un bloqueo sobre los Urales, Mar de Laptev y Mar de Chuchi (NW de Alaska), este anticiclón influye a que hayan alturas geopotenciales negativas a través de Siberia y Asia Oriental, acompañadas de temperaturas frías. Es decir, aparecen borrascas profundas sobre Asia Oriental y el Pacifico Norte.

Ello produciría una gran onda climatológica en la troposfera media. Con este entorno se favorece el aumento de la cantidad de energía que se transfiere desde la troposfera hasta la estratosfera, conduciendo a un debilitamiento del vórtice polar.

Si en lugar de esto anterior, tenemos bajas presiones sobre el NW de Eurasia (los Urales) con rebordes de altas presiones sobre Asia Oriental y el Pacifico Norte, esta configuración anula o interfiere la ascensión de ondas en el Hemisferio Norte, con lo cual disminuye la transferencia de energía desde la troposfera a la estratosfera y como consecuencia se fortalece el vórtice polar estratosférico.  

El bloqueo sobre el Mar de Barents y Kara 

El  bloqueo sobre el Mar de Barents y Kara se produce cuando hay poco hielo sobre esa zona.

Con el bloqueo situado en esa región aparece un flujo del NE alrededor de la alta presión, y lanza frio en general para toda Europa, excepto para el Norte europeo, pues está cerca del centro de las altas presiones, este bloqueo también favorece el transporte de calor hacia los polos y con ello debilita el vórtice polar.

Este bloqueo favorece además que la Oscilación del Ártico (AO) tenga valores negativos.

Un bloqueo centrado en esta zona, creará un flujo de frio hacia el Norte a través de Siberia y hacia el Este de Asia mientras que en Europa tiende a estar en el lado de la corriente ascendente del Anticiclón de bloqueo, en el que tenemos flujo de aire más suave.

Este bloqueo generalmente se desplaza hacia el Oeste hasta Groenlandia, dando lugar a que la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) se posicione en valores negativos, descargando aire frío sobre Europa y el Este de Norteamérica.

El bloqueo en la costa NW del Pacífico y Asia Oriental

Los bloqueos en la costa del NW del Pacífico y Asia Oriental, sobre la Península de Kamchatka tienden a destruir la actividad ascendente de las ondas planetarias, produciendo en la mayor parte de las ocasiones una intensificación del vórtice polar.

El bloqueo sobre las Aleutianas, Alaska y el Pacifico Oriental

El bloqueo sobre las Aleutianas, Alaska y el Pacifico Oriental también favorece la actividad de la onda en noviembre y diciembre, pudiendo producir un calentamiento canadiense, pues llegan a interrumpir y desorganizar el vórtice polar.

Además, este bloqueo, dependiendo de los casos, puede ayudar a propagar o a suprimir la actividad de la onda, y desplazar el centro del vórtice polar estratosférico hacia el continente eurasiático.

Hay estudios de Matius et al 2009, que dice que este bloqueo activa la ONDA n- 2, si en el Pacifico Central tenemos evento NIÑA y la QBO está en fase Este.

Mientras que otros estudios relacionan la amplificación de la onda n-1 por la intensificación de la baja de las Aleutianas, cuando en el Pacifico Central tenemos evento NIÑO, ya que esta onda podría depender de la respuesta de la SST, siendo esta onda una respuesta extratropical al NIÑO, intensificando y desplazándose hacia el NE de la baja de las Aleutianas

Observando los bloqueos

Para ver los fuertes bloqueos y sus anomalías anticiclónicas debemos situarnos a 250 hPa , ya que los vientos que soplan a ese nivel son muy fuertes , de 50 a 100 k ( aproximadamente de 93 km a 185 km ) pues cerca de esta altura está el Jet Stream , y esta zona de los 250hPa limita más o menos con el vórtice ciclónico circumpolar.

Los bloqueos que mayor influencia tienen sobre la actividad de las ondas están sobre la banda de 55º N y 70º N,  y sobre los 160º E en el Pacifico pudiendo haber valores negativos.

Cuando vemos una gran extensión hacia el Este del bloqueo, significa una gran influencia sobre el flujo de calor sobre Euroasia y además veremos picos de calor más fuertes entre los 10º -50 º Este.
  
Podemos observar la independencia de 2 bloqueos pues suelen aparecer separados por más de 8 días. Y ojo, los fuertes bloqueos pueden verse unos 10 días antes de la fecha central del calentamiento estratosférico

También podemos observar que el flujo anómalo de calor es más fuerte entre menos de 2 días y 7 después alrededor de la aparición de los patrones de bloqueos.

Qué información clave nos dan los bloqueos

¿Por qué es importante determinar la distribución de los bloqueos antes de un calentamiento estratosférico?  Pues porque según se posicionen estos monstruos de presión determinaran el tipo de calentamiento estratosférico que tendremos, es decir, si habrá un desplazamiento del vórtice polar o una bilocación –que se parta el vórtice – .

Por ejemplo, los desplazamientos del vórtice polar estratosférico, suelen venir precedidos de un bloqueo troposférico en los sectores Atlánticos o Siberianos.

Y las bilocaciones se suelen dar tras un bloqueo en la zona del Pacifico Norte y otro en el Atlántico, es decir, con dos bloqueos simultáneamente.